Blog

Concentrador de oxigeno portatil en oxigenoterapia para distintos tipos de hipoxia

concentrador de oxigeno portatil

Concentrador de oxigeno portatil en oxigenoterapia para distintos tipos de hipoxia

Gracias a los avances tecnológicos, hoy en día se encuentran disponibles en el mercado equipos que permiten la aplicación de oxigenoterapia o terapia con oxígeno en cualquier lugar a través de un concentrador de oxígeno portátil. Este tipo de equipos están diseñados especialmente para ayudar a toda aquella persona que presente problemas de insuficiencia respiratoria o circulatoria a mantener los niveles de oxigenación adecuados en su organismo para evitar hipoxia en situaciones agudas, es decir, para evitar una deficiencia de oxígeno en la sangre, que comprometa la función de las células y tejidos del cuerpo.

Para que nuestros visitantes conozcan más acerca de la importancia de estos equipos portátiles para la oxigenoterapia y su aplicación en situaciones de crisis, dedicaremos esta publicación en nuestro blog a hablar de los distintos tipos de hipoxia existentes y de la manera en que se tratan mediante técnicas de oxigenoterapia.

La oxigenoterapia tiene como finalidad suministrar a las personas que se encuentren en riesgo de hipoxia, las suficientes cantidades de oxígeno para permitir que su cuerpo pueda continuar con sus funciones orgánicas de manera normal, y reducir riesgos que podrían llegar a ser fatales. Es por esta razón que es un tipo de terapia indicado a personas que presentan padecimientos que comprometan su capacidad respiratoria y circulatoria. Cabe mencionar que bajo algunas condiciones cualquier persona, incluso si goza de un perfecto estado de salud, corre el riesgo de sufrir hipoxia, como es el caso de realizar actividades en lugares de gran altura en los que disminuye la concentración de oxígeno, o en caso de exponerse a ambientes con humos o gases que enrarecen el aire y disminuyen su calidad. En estas situaciones, la oxigenoterapia también es de gran utilidad, por lo que se recomienda que toda persona, aunque por su estado de salud no presente riesgos de sufrir hipoxia, conozca aquellas situaciones que podrían llevarla a presentar problemas de oxigenación.

Según las causas que la originan, la hipoxia se clasifica en perinatal, anóxica, hipémica o anémica, isquémica o de estancamiento, histotóxica o citotóxica y en hipoxémica. La hipoxia perinatal, como su nombre lo indica, se presenta en el periodo perinatal y se considera como resultado de una disminución en la presión del oxígeno en la sangre arterial, que reduce la cantidad de sangre al cerebro; también es conocida clínicamente como encefalopatía hipóxica isquémica y genera una reducción en la producción de energía que puede asociarse con depresiones cardiorrespiratorias por enfermedades neuromusculares, malformaciones congénitas, por alteraciones de oxigenación en la placenta, por una interrupción en la circulación en el cordón umbilical, por alteraciones en las contracciones uterinas o por hipertensión o hipertensión en la madre.

Por otro lado, la hipoxia hipóxica, conocida también como anóxica, se manifiesta como una deficiencia de entrega de oxígeno a la sangre a raíz de enfermedades como neumonía, asma bronquial y enfisema pulmonar. Este tipo de hipoxia también puede presentarse al exponerse a una mayor altitud a la acostumbrada, al inhalar aire de un ambiente enrarecido por gases, por apnea de buceo y apnea de sueño, que ocasionan una interrupción de circulación gaseosa a nivel pulmonar.

Mientras tanto, la hipoxia hipémica, conocida también como hipoxia anémica, se ocasiona por alteraciones en el transporte de oxígeno en la sangre, en especial por pérdida de sangre, por tabaquismo y por intoxicación por inhalación de nitritos o monóxido de carbono; se presenta por alteraciones en esta misma fase de transporte, pero compromete el flujo adecuado de sangre a un área específica del cuerpo, ya sea por insuficiencias cardíacas, por un estado de shock, por frío extremo, por una respiración a presión o por aplicación de fuerza de manera continuada.

Otro tipo de hipoxia es la citotóxica o histotóxica, y como su nombre lo indica se producen por estados de intoxicación, ya sea por monóxido de carbono o por cianuros, alcohol o drogas. La hipoxia histotóxica afecta la capacidad normal de las células para utilizar el oxígeno que llega a ellas, ocasionando dificultades en su metabolismo. Para finalizar encontramos la hipoxia hipoxémica, en la que también se puede emplear un concentrador de oxígeno portátil para aplicar oxigenoterapia, pues son ocasionadas por actividades como entrenamientos deportivos de alta intensidad y expediciones en terrenos elevados, como las montañas; este padecimiento se da cuando la presión de oxígeno a nivel arterial disminuye, y puede ser hipobárica o normobárica. La hipobárica se relaciona con una disminución en la presión atmosférica sin variaciones en las concentraciones de oxígeno, mientras que la normobárica se caracteriza por una concentración de oxígeno menor a la normal, incluso cuando la presión atmosférica es constante.

Para el tratamiento de algunos de los tipos de hipoxias que acabamos de mencionar, salvo la perinatal, el uso de concentradores o generadores de oxígeno para la aplicación de oxigenoterapia es de gran utilidad. Lo que hace este tipo de equipos es que incrementan la cantidad de oxígeno disponible en el aire, contribuyendo a una mejor oxigenación y evitando así los casos de hipoxia que puedan llevar a fallas tisulares y tengan consecuencias fatales. Con un generador o concentrador de oxígeno se apoya al cuerpo a incrementar la capacidad de los pulmones para captar oxígeno, evitando de esta manera que los niveles de oxígeno en la sangre bajen. Si bien la oxigenoterapia es altamente eficiente para la atención en caso de hipoxia, las particularidades de su uso y aplicación dependen del tipo de hipoxia que se esté presentando y las causas que la originan.

A grandes rasgos, este tipo de terapia es de utilidad en casos de hipoxia aguda ocasionada por neumonía, por una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, por neumonitis intersticial, por asma, por tromboembolismo pulmonar, por anemia, por la presencia de fístulas arteriovenosas, por atelectasia, en casos de intoxicación por cianuro y monóxido de carbono, en estados de hipotensión, en hemoglobinopatías, en estados hipermetabólicos, cuando se presentan fallos cardíacos, shock hipovolémico, y por infarto agudo al miocardio.

Para conocer las instrucciones de uso de oxigenoterapia en condiciones médicas especiales y al realizar actividades como montañismo o actividades físicas de alta intensidad lo mejor es consultar a un especialista, quien podrá recomendar las especificaciones de aplicación de la terapia y el tipo de concentrador de oxígeno portátil más adecuado.

Les recordamos que los equipos Inogen son los de mayor calidad reconocida en el mercado, y que en nuestro catálogo encontrarán una extensa variedad de equipos ligeros, silenciosos y fáciles de transportar. Si desean conocer a detalle las características de nuestros concentradores de oxígeno, no duden en ponerse en contacto con nosotros, con gusto los atenderemos.

Select the fields to be shown. Others will be hidden. Drag and drop to rearrange the order.
  • Image
  • SKU
  • Rating
  • Price
  • Stock
  • Availability
  • Add to cart
  • Description
  • Content
  • Weight
  • Dimensions
  • Additional information
  • Attributes
  • Custom attributes
  • Custom fields
Click outside to hide the compare bar
Compare